Empleados 2.0 versus jefes 0.2

Pongámonos un instante en el lugar de la sociedad de hace un siglo. ¿Cómo eran los empleados de aquel entonces? Estábamos en una sociedad con enormes carencias formativas y, en consecuencia, un alto nivel de analfabetismo. Las personas se ponían a trabajar tan pronto como tenían oportunidad de hacerlo, y esto sucedía a los 8, 10, 12 años en muchos casos. Con personal tan pobremente cualificado, la labor de los jefes era enseñarles a hacer las cosas y controlar que las hicieran conforme a lo aprendido.

Funcionaban bien los métodos propuestos por Taylor, basados en observar a aquellos trabajadores que mejor hacían cierta tarea y enseñarles a los demás la técnica que utilizaban (descomponiéndola incluso por movimientos), todo lo cual redundaba en una mejora del desempeño del empleado, un aumento de su productividad y una mejora general de la competitividad de la empresa. Pero no solo eso; los empleados se sentían motivados y agradecidos hacia quien les ayudaba a prosperar profesionalmente, y todo esto explica los buenos resultados que ese modo de gestión de las personas tuvo en aquel momento y en la prosperidad que, como sociedad, se alcanzó en la primera mitad del siglo pasado.

 

¿Y en dónde estamos ahora?

 

Estamos justo en el punto contrario. La sociedad facilitó que las personas pudieran cursar estudios independientemente de su nivel económico y de su condición social. Hoy hay universidades en casi todas las ciudades y la política de becas, aunque muy mejorable, facilitó el acceso a los estudios a personas con pocos recursos. Ante tanta oferta de personal bien cualificado como tenemos hoy, las empresas no tienen reparos en elegir a aquellos que mejor formación poseen; lo hacen, incluso, para ocupar puestos que no requieren tal nivel de cualificación, llegándose a la paradoja de que hoy tenemos personas sobrecualificadas para el desempeño que se le demanda. Los empleados saben más que los jefes, en muchísimos de los casos.

Lo curioso es que los métodos de gestión que aplicamos con estos empleados de hoy en día, son prácticamente los mismos que usábamos hace cien años con personas de muy baja cualificación profesional: mandar hacer y controlar que hagan, aplicando medidas correctivas y disciplinarias contra aquellos que se “salgan del camino trazado” por las estrictas normas corporativas que los jefes se encargan de hacer cumplir. ¡¡Impresionante!!

Hagamos una analogía; la cualificación de los empleados evolucionó en 100 años una enormidad, pasado del 0.2 al 2.0; por contra los métodos de gestión del trabajador, con honrosas excepciones, siguen siendo 0.2. Sólo se salvan algunas empresas que supieron entender la nueva situación y aplican el modelo “liderazgo” con inteligencia, sumando además conceptos de coaching muy útiles para la gestión del talento. Sacando estas excepciones, lo que predomina en la empresa en general son empleados 2.0 dirigidos por jefes 0.2 ¿Les extraña que las organizaciones tengan los enormes problemas que tienen a día de hoy para evolucionar y adaptarse a las enormes exigencias del momento?

No tiene nada de raro; las personas son los “recursos” más valiosos con los que cuentan las compañías para competir en un momento en el que la innovación se hace vital. La innovación proviene de las ideas de las personas, y particularmente de las personas con talento, esas que piensan nuevos modos de hacer las cosas y encuentran el camino. La gestión del talento es, por lo tanto, una prioridad para las organizaciones. Pero claro, ¿qué sucede cuanto tenemos personas muy bien cualificadas y las dirigimos mediante la premisa “haz lo que te digo, que no te pagamos para pensar”? Pues que inhibimos el talento y quemamos a los individuos. Y en esas estamos.

Esta sociedad requiere un cambio radical en la gestión del personal; no tiene sentido haber avanzado una barbaridad en la formación de la gente para luego seguir dirigiéndolos son métodos de ¡¡hace 100 años!! Las empresas necesitan entender ya estos enormes cambios y adaptarse a lo que toca. Por finalizar con el titular del artículo, diré que no tiene ningún sentido incorporar empleados 2.0 para que sean dirigidos por jefes 0.2. Por desgracia, eso es lo que sucede todavía en muchas de las empresas. ¿Hasta cuándo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *