Los trabajos cada vez mas precarios

La precariedad laboral no es otra cosa que las condiciones de inseguridad y ausencia de garantías, que sufren los trabajadores de un determinado país. Cuando los ingresos laborales no permiten cubrir las mínimas necesidades de las personas, nos encontramos en presencia de un trabajo precario. En el caso de España, existe un ambiente de pesimismo debido a que la evolución del empleo no ha sido favorable gracias a la crisis, trayendo como consecuencia los niveles de precariedad laboral que se viven en la actualidad.

Las consecuencias de la precariedad laboral en España

A pesar de que los índices en relación al mercado laboral han arrojado cierta recuperación con respecto al año 2013, cuando la economía española llegó a su peor etapa, el pesimismo en la ciudadanía es algo imposible de ocultar. Y es que más allá de que se encuentre más empleo que antes, las condiciones laborales no son favorables para los ciudadanos. Salarios bajos, escasez de estabilidad, pocas jornadas, etc., son solo algunas de las consecuencias objetivas que incluso, en cifras mostradas por el Gobierno, dejan en evidencia la presencia marcada de los trabajos precarios.

En las últimas cifras publicadas por el Servicio Público de Empleo se evidencia que solamente el 5,64% de los trabajos en España brindan una estabilidad real al trabajador, es decir, seguridad a largo plazo, y jornadas completas de trabajo que le permiten obtener sueldos completos y competitivos. Esta cifra es alarmante, si se toma en cuenta que en enero del año 2007, este tipo de empleos representaba el 11,96 % del total de empleos en España.

Los sindicatos culpan al Gobierno por las medidas ejecutadas a través de la Reforma Laboral del 2012, donde los trabajos fueron precarizados y llevados al fondo de la calidad en relación a los pagos. Sin embargo, especialistas en economía afirman que no se debe a tal reforma, sino a una clara diferencia entre los costos de despido entre los diversos contratos laborales que existen.
En relación a los sueldos, los trabajos precarios también tienen una gran influencia. Un estudio realizado por la Encuesta de Estructura Salarial del INE, muestra cómo los trabajadores temporales cobran anualmente hasta un 36% menos que un empleado fijo.

Esta diferencia sigue en aumento, gracias al crecimiento de los sueldos de los trabajadores fijos y la reducción del salario de los temporales. Son muchas las alternativas que se plantean para la solución de este problema, siendo una de las más debatidas la derogación de la Reforma Laboral. Habrá que estudiar a fondo cada uno de los argumentos, para establecer las verdaderas soluciones a este flagelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *